Archive for julio, 2014

Un gobierno de parvulitos

jueves, julio 31st, 2014

Si Chiqui no se hubiera ido, que nadie se lo pidió, no habría pasado esto. Si todos los miembros del gobierno de Ciutadella asumieran el orden jerárquico de la lista en la que se presentaron a los comicios, tampoco. Y si una parte del electorado no fuera tan fiel a sus siglas y tan poco crítica con los suyos, por ésta y por todas las crisis anteriores, el PP ya no volvería a levantar cabeza en la ciudad. De hecho, si hoy estrenamos el sexto alcalde en solo cinco años es, en gran parte, por su culpa. Por la de un partido que ha preferido sacrificar a las mejores y aliarse con la mayoría de relleno. Que algún concejal ni sabe adjuntar el archivo a un correo, o se le ha quitado de un área para que no proponga en beneficio propio. O ni tan siquiera estaba presente el día que dimitió su alcalde. O es incapaz de irse a casa aún desprovisto de toda delegación. Y se dedica a filtrar presunciones del dimisionario y a meter chanza a su sustituta hasta desbancarla, a 24 horas de la investidura.
Entendería al PP si, como hace cinco años, hubiera presunciones de corrupción, o ganara algo cambiando a Paquita Marquès por Ramón Sampol. O se la pudiera culpar solo a ella de Sant Joan. Pero no. Aquí se ha liado parda únicamente por la espantada del exalcalde, y por los celos y envidias de políticos de parvulario. Por un ‘ese me ha quitado el boli o mastica chicle en clase’. Chiqui, que era el profesor, los trataba como alumnos, y ellos intentaban esconderle sus trastadas para que no les cayera la reprimenda. Y como Paquita intentó hacer lo mismo, pero sin el carisma del primero, han optado por poner en su lugar al abuelete conciliador que, probablemente, les levantará menos la voz. Como el partido que, cambiante cual veleta, se ha resignado a acabar el mandato con el equipo presuntamente más honrado, pero seguramente menos capacitado de la historia. ¿Qué más tiene que hacer el PP para que (no) le voten? El nuevo alcalde, Ramón Sampol, es nacido en Mallorca. Como Pilar Carbonero y Chiqui de Sintas. Será eso.

Duros a quatre pessetes

jueves, julio 24th, 2014

Ara resulta que, segons les enquestes, les úniques sigles que venen són les de Podemos. La gent n’està farta de pepés i pesoes, dels grans partits. I n’està farta de crisi. I de jutges. I fins i tot dels periodistes (que no ho són) que surten a la tele. N’està farta que l’enganin, d’acotar cap, de dir sí perquè sí, i amèn a tot. N’està farta que l’emprin, que decideixin per ella.
I els polítics, que ja ho tenien malament, ara ho tenen pitjor. De fet, per molt que m’imagini a un càrrec institucional, no ho veig passador. Per meritòria que fos la meva gestió, sempre seria esclau d’unes sigles. I d’un passat. I d’un present que em turmentaria, què sé jo, en algun poble perdut, o al parlament més important del país.
L’altre dia em deia un amic que troba que m’estic ‘peperitzant’, que estic deixant de qüestionar tot el que fan els que governen. I els que governen ara ja es sap qui són. Però el problema és que ell, com molts altres, han interioritzat tant la visió maniquea del món, del seu món polític, que el conceben com una guerra de bons i dolents. Els bons que són sempre l’esquerra i els dolents, els del PP que no en fan una de dreta. Però vés per on que ara també té a dir del PSOE. I del PSM. Que no li agrada açò que han fet els nacionalistes d’aparcar les seves sigles, com ERC o Equo, per ser «Més per Menorca». Idò bé, a mi no em desagrada del tot aquesta fórmula. Perquè és conscient del què l’envolta i reacciona amb instint de supervivència. ‘O ens reinventam -pensen- o acabarem com els pepés i els pesoes i ja no Pod(r)emos’. Per açò, volen tenir «el cap al món i els peus al born», i decidir des de Menorca.
I alguna cosa -dic jo- s’haurà de fer. Al menys si fem cas a les balances fiscals. Resulta que Madrid ens ha pres 958 milions que ens corresponien. I és cert, no farem com els catalans, que s’aferren als nombres per fer revifar antics arguments històrics i de sentiment, ni demanarem tampoc la independència. Però al menys tenim dret a cridar. I a parar mà. Que jo també ja n’estic fart. Que ja està bé…

El cant de la sirena

jueves, julio 17th, 2014

Ens l’han tornada a colar. El 061 posa una ambulància més que l’estiu passat a Menorca, la sisena, i ja ens sembla que ha complert. Però quan miram la lletra petita, ens adonam de l’engany. Resulta que quatre de les sis ambulàncies d’emergències, inclosa la nova, són bàsiques. Així que seguim amb les dues mateixes UVI mòbils medicalitzades de tot l’any. Les mateixes del febrer en ple mes de juliol, en plena temporada. El mateix nombre d’ambulàncies de suport vital avançat, d’aquelles que ens poden salvar la vida, a l’hivern, amb 80.000 residents, i ara, quan la població a l’illa gairebé triplica aquesta xifra.

Així, no és gens d’estranyar que dia sí i l’altre també, cada vegada que hi ha un ferit per un accident o una baralla, sobretot a Ciutadella, sempre algú no pugui ser atès a hora, o hagi d’esperar una bona estona l’ambulància, o s’hagi de desplaçar ell mateix cap al Canal Salat.

Diu la gerent del 061, i també el comité d’empresa, que la dotació és correcta, llevat d’alguns «problemes puntuals». Com si aquests pocs casos no mereixessin la mateixa consideració, ni la mateixa atenció que aquells que sí tenen la sort de ser atesos de forma oportuna. Fins que hi hagi més de dos ferits greus, i llavors quedi palesa la insuficiència dels recursos sanitaris. Fins que, com va ocórrer enguany as Pla, no serveixi de res tenir més ambulàncies bàsiques quan les que de dever fan falta, les avançades, només són dues i estan cobrint una altra emergència just quan més es necessiten. I ja sigui massa tard.

«L’experiència -deia la poetessa xilena Gabriel Mistral- és un bitllet de loteria comprat després del sorteig». I no voldria estar jo en la pell de la gerent del 061, però si fos ella no dormiria massa tranquil·la pensant que pot passar alguna desgràcia per culpa de la seva imprevisió. Que ara, senyora, en aquesta petita i preuada illa, no som només 90.000 menorquins, sinó 200.000 persones, que també menjam, i nadam, i vivim. I podem morir per la manca d’una ambulància…

Psicosis (la del extintor)

lunes, julio 14th, 2014

Les aseguro que nunca he utilizado un extintor en mi vida. Pero, sin tener que someterme a clase práctica alguna, un plan de evacuación de obligado cumplimiento para las empresas me convirtió hace dos años, sin previo aviso, en el bombero o Supermán de turno que debía accionarlo. ¿Cómo? Pues no recuerdo bien, la verdad. Solo sé que yo debía ser el último en abandonar la oficina en llamas. O el primero en morir…

Para colmo, ese día echaban en la tele “El coloso en llamas” y, no es que la redacción sea precisamente una mole de edificio, pero durante la noche soñé que había fuego en el cuarto de entrevistas y tenía que apagarlo, pero el extintor estaba vacío.

La psicosis corre también estos días por los despachos de alcaldía tras ver como el de Ciutadella ha tenido que dimitir por la muerte fortuita que ha evidenciado la imprevisión y carencias del operativo de seguridad montado durante las fiestas. Ahora todos, sin excepción, quieren curarse en salud, responsabilizar a los cavallers y advertir con todo tipo de carteles al público del peligro que entraña interactuar con los caballos.

Hasta los pesqueros de Maó se han dado cuenta, de repente, de que no llevan suficientes chalecos ni botes salvavidas a bordo para auxiliar a las 70, y hasta 80 personas, que navegan con ellos el puerto en la procesión del Carmen. Sin que nadie, ni siquiera las inútiles juntas de seguridad que se celebran cada año unos días antes, hubiera sido capaz de advertirlo hasta ahora.

Este sábado, volviendo de Maó con un amigo, paramos en Es Mercadal, donde un grupo de adolescentes mallorquinas, que no llegaban ni a quinceañeras, venía de celebrar “la fiesta de la pomada”. A una semana justa de que salga la “qualcada” y, por lo visto, ya sabían de qué iba la cosa. La del beber, pues no parecieron muy interesadas en los caballos.

Quizás debamos agradecerle al destino que haya sido tan trágico por Sant Joan para abrirnos a todos los ojos y evitarnos más lágrimas en el futuro. Para darnos cuenta de los cientos de riesgos que hemos corrido durante años en los Jocs des Pla sin pasillo, en los jaleos de cualquier pueblo, y hasta subidos en la “Valldemossa” de turno en las inocentes procesiones del Carmen.

Es hora de que alcaldes, delegados del Gobierno y jefes de Policía piensen más en la seguridad que en la foto, y de prevenir de una vez con criterios técnicos y profesionales. Somos como el encargado del extintor y debemos planificar al máximo cualquier riesgo. Para no tener que usarlo…

El mundo está lleno de cobardes

jueves, julio 10th, 2014

Una pequeña parte del mundo está llena de personas oscuras. Vacías. Ausentes. Negativas. Que calientan una silla que no ejercen. Que restan más que suman. Que no hablan. Ni dan la cara. Ni actúan. Ni se implican. Pero se quejan. Y hieren.
Todos tenemos a nuestro alrededor alguna de estas personas. Cobardes egoístas que rehuyen los malos momentos. Y se esconden. Y solo reaparecen cuando se despeja el horizonte, y sale de nuevo el sol. Personas para las que, como decía Mark Twain, «es más fácil quedarse fuera que salir».
Hoy hace ya una semana de la dimisión más sonada de los últimos años en Menorca. Y ahí siguen. Inmóviles. Con el pulso aún acelerado por la congoja, pero con una fuerte sensación de alivio recorriendo sus pulmones. Escurriendo el bulto. Como si nada hubiera pasado. Como si nadie se hubiera ido por ellos.
Acostumbrados a no entrar, ni a salir, sino a apartarse. Para que entre el aire y nunca les coja enmedio. Que estarán siempre ocultos tras la puerta, dispuestos a cerrarla, pero con ellos dentro.
Mediocres que nunca litigan, ni batallan. Para no molestar. Pero rinden pleitesía cuando corresponde. Miserables sin coraza que nunca arriesgarán por los demás ni una parte de lo que tienen, por miedo a perder lo poco que son. Que solo piensan en ellos. Y no ven más allá de sí mismos.
Demasiados de éstos hay aún en nuestros entornos. Y en las instituciones. Hurtándonos un sueldo que no justifican. Cerrando los ojos a la responsabilidad. Levantando la mano al dictado. Y ensombreciendo a sus compañeros. A quien pelea. Y lucha. Y arriesga. Al que siempre está, aunque no le acompañe la dicha. Personas dignas, que se levantan una y otra vez. Y persisten. «Si sale, sale. Y si no sale, (decía Manet) hay que volver a empezar. Todo lo demás son tonterías».

Juego de tronos con fichas de parchís

jueves, julio 3rd, 2014

O madrugan un poco o cuando lean esto puede que Chiqui de Sintas haya dejado de ser ya alcalde de Ciutadella. Yo lo escribo pasada la medianoche, por culpa de este juego de tronos con fichas de parchís que ha querido jugar torpemente el PP para evitar a toda costa la marcha de la única persona que podía garantizarle la disputa de la mayoría absoluta. Se va un hombre quizás con poco balance que presentar tras tres años de forzada austeridad, pero con un aval incuestionable: haberse ganado al pueblo, o a gran parte de él, y haber hecho olvidar los excesos y el hedor institucional de quienes le precedieron. Su gesto, loable por infrecuente, de dimitir por una responsabilidad de la que no debería sentirse culpable le ha acabado santificando entre las viejecitas que nunca hablaban de política o los colegas que solo se reúnen para jugar a la play. En la concentración de apoyo del miércoles hubo hasta un edil del PSOE y otros, ya no en ejercicio, desistieron de ir solo porque las siglas (el PP) se habían adueñado de la convocatoria.
Quizás se quejó más que arregló, pero actuó siempre movido por una máxima: la defensa de su pueblo, por encima de su partido. Por eso, esta ciudad castigada por tantas crisis, víctima de tantos oprobios, lamenta perder hoy a quien le había hecho recuperar la confianza en la política. El líder de un municipio huérfano de estabilidad. Pero, en definitiva, una persona. Acostumbrada a capear temporales con la cabeza erguida, pero que la agacha cuando la muerte se cruza en su camino. Y ya solo piensa en huir.
Y, entonces, el partido que lo había jugado todo a una carta, la suya, anda desvalido. Como ese presidente que sigue pidiendo un ‘sí’ a quien le rechaza 25 veces. O esas concejales, las más capacitadas, a las que coge un sinvivir solo porque el guía quiere quedarse en paz con su conciencia. Y amagan con irse, irresponsablemente. Como si el pueblo ya no importara. Como si no hubieran aprendido del cajero, y caixer. Pero ahora ya no alcalde…